julio 2006


Hace poco leí en el blog de mi amigo Omar, una canción que escribió en honor de Canadá.

Bueno, luego juzgamos si fue en honor o no.

Esto me recordó que leí una traducción -que el mismo traductor juzgó como libre– del siguiente poema. La versión en español me recordó una canción del occiso señor Denver. Evidentemente no son lo mismo en inglés; pero ahora puedo conjeturar sobre la génesis de inspiración de la mentada canción.

O Tell Me The Truth About Love


Some say that love’s a little boy,
And some say it’s a bird,
Some say it makes the world go round,
And some say that’s absurd,
And when I asked the man next-door,
Who looked as if he knew,
His wife got very cross indeed,
And said it wouldn’t do.

 

Does it look like a pair of pajamas,
Or the ham in a temperance hotel?
Does it’s odour remind one of llamas,
Or has it a comforting smell?
Is it prickly to touch as a hedge is,
Or soft as eiderdown fluff?
Is it sharp or quite smooth at the edges?
O tell me the truth about love.

 

Our history books refer to it
In cryptic little notes,
It’s quite a common topic on
The Transatlantic boats;
I’ve found the subject mentioned in
Accounts of suicides,
And even seen it scribbled on
The backs of railway-guides.

 

Does it howl like a hungry Alsatian,
Or boom like a military band?
Could one give a first-rate imitation
On a saw or a Steinway Grand?
Is its singing at parties a riot?
Does it only like Classical stuff?
Will it stop when one wants to be quiet?
O tell me the truth about love.

 

I looked inside the summer-house;
it wasn’t ever there:
I tried the Thames at Maidenhead,
And Brighton’s bracing air.
I don’t know what the blackbird sang,
Or what the tulip said;
But it wasn’t in the chicken-run,
Or underneath the bed.

 

Can it pull extraordinary faces?
Is it usually sick on a swing?
Does it spend all it’s time at the races,
Or fiddling with pieces of string?
Has it views of it’s own about money?
Does it think Patriotism enough?
Are its stories vulgar but funny?
O tell me the truth about love.

 

When it comes, will it come without warning
Just as I’m picking my nose?
Will it knock on my door in the morning,
Or tread in the bus on my shoes?
Will it come like a change in the weather?
Will its greeting be courteous or rough?
Will it alter my life altogether?
O tell me the truth about love.

 

W.H. Auden

Anuncios

El diccionario de la Real Academia Española (DRAE), que no entiendo ni comprendo por qué no incluye en su nombre ‘de la Lengua’ si ese es, al parecer su interés principal, sugiere las siguientes definiciones.

entender1.
(Del lat. intendĕre, dirigir, tender a).
1. tr. Tener idea clara de las cosas.
2. tr. Saber con perfección algo.
3. tr. Conocer, penetrar.
4. tr. Conocer el ánimo o la intención de alguien. Ya te entiendo.
5. tr. Discurrir, inferir, deducir.
6. tr. Tener intención o mostrar voluntad de hacer algo.
7. tr. Creer, pensar, juzgar. Yo entiendo que sería mejor tal cosa.
8. intr. Tener amplio conocimiento y experiencia en una materia determinada. Entiende mucho de vinos.
9. intr. Ocuparse en algo. Entiende en mecánica.
10. intr. Dicho de una autoridad: Tener facultad o jurisdicción para conocer de materia determinada. El juez federal entiende en esa causa.
11. intr. jerg. Ser homosexual.
12. prnl. Conocerse, comprenderse a sí mismo.
13. prnl. Tener un motivo o razón oculta para obrar de cierto modo.
14. prnl. Dicho de dos o más personas: Ir de conformidad en un negocio, especialmente cuando tienen entre sí motivos especiales de confianza, secreto y amistad.
15. prnl. Dicho de un hombre y una mujer: Tener alguna relación de carácter amoroso recatadamente, sin querer que aparezca en público.
16. prnl. Dicho especialmente de una ley o un mandato: Pertenecer, tocar, afectar a uno o a muchos.
17. prnl. Saber manejar o disponer algo para algún fin. Se entienden bien con el nuevo proyecto.
18. prnl. Avenirse con alguien para tratar determinados negocios. Se entiende muy bien con el director.

Como nota al margen, la acepción (aceptación de un significado) undécima me gastó una broma interesante cuando conocí a unos españolitos.

También, del DRAE,

 

comprender.
(De comprehender).
1. tr. Abrazar, ceñir, rodear por todas partes algo.
2. tr. Contener, incluir en sí algo. U. t. c. prnl.
3. tr. Entender, alcanzar, penetrar.
4. tr. Encontrar justificados o naturales los actos o sentimientos de otro. Comprendo sus temores. Comprendo tu protesta.

Ahora bien. Con estas definiciones, queda bastante clara la diferencia entre una palabra y la otra.

En lengua común, al menos en México, mucha gente las usas indiscriminadamente. Como en muchas ocasiones, se podría hablar más claramente si tan solo uno se detuviera a elegir con mayor cuidado las palabras que usa.

Mi interés comenzó hace varios años; no recuerdo si fue a través de películas o por experiencia propia. Situación, ejemplo: Alguien se muere y uno debe darle el pésame a los deudos. (Una discusión inconexa es sobre si en verdad le pesa a uno o no) Entonces uno suele decir que acompaña en el dolor y que entiende la situación. Luego, puede venir la réplica dolida de No, es que no me puedes entender porque a ti no te ha sucedido.

Muy bien. Eso, en mi insolente adolescencia, me provocaba un prurito generalizado que culminaba, usualmente y calladamente, en un reproche. Si bien era cierto que no hube vivido (vamos a suponer por cuestiones de estilo que sí fue una experiencia personal) el doloroso trance en carne propia, cuando me fue dicha la frase; también es cierto que sí podía entender el dolor de la pérdida (ese quizá sí experimentado en otro avatar).

Ahora sé que el problema fue de nivel. Mi nivel de internalización del problema. Era, si bien me permite así decirlo la lectora, de semántica.

Cuando uno está estudiando algo, lo primero que sucede es el entendimiento; Entender los conceptos, las situaciones planteadas, el método de solución y el cómo modificar el problema y el método de solución con base en los ejemplos. Tiempo después, si el conocimiento se profundiza, uno puede no solo modificar y resolver correctamente problemas afines; sino que también puede entender que éstos pertenecen a un género más amplio. Así, uno ha alcanzado la comprehensión del problema.

La tercera acepción de comprender dice, entender, alcanzar, penetrar. Uno comprende solo después de alcanzar y de penetrar lo entendido.

¿Comprendió ustéd?, querida lectora.

En esta vida todo es una cuestión de fe. En realidad (ya luego me pondré a tratar de explicar que quiero decir por realidad), todos vivimos con la fe puesta en diversas cosas.

 Cuando digo fe quiero esa suposición de que nuestra percepción es correcta. Ya sea que precibimos la presencia de algún ser ubicuo o que estamos seguros de que cuando abramos la puerta de la calle en nuestra casa, ahí estará ese mundo que dejamos la noche anterior. Es una fe desmedida que nos permite dar el siguiente paso con la certeza de que bajo nuestro pie encontraremos el piso que dejamos 83cm atrás.

 Bueno, pues de igual forma yo escribiré en este lugar, con la certeza de que la dichosa lectora (de una vez y para siempre les explico que al decir la lectora me refiero a la hipotética persona que lea este blog, no quiero dar a entender un género específico.) recibirá mi perorata y sacará con ella lo mejor de sí; esto ya para insultarme, ya para reírse, ya para llorar de la tristeza de lo patético que puede llegar a ser el interné.

 No les prometo que seré divertido, ni que no lo seré. Solo prometo palabras, palabras y más palabras.

 Así es que daos por bienvenidas, queridas lectoras.